Ana Cecilia Franco

"Licenciada en Nutrición"

Antes de conocer el sistema DCI sentía mucha frustración y agotamiento por no saber cómo actuar de forma congruente, mis pensamientos eran negativos, de control y de crítica.
Ha sido increíble transformar desde el pensamiento toda la cadenita de acciones que provienen de una idea. Ahora, pienso muy diferente y sé que desde la intención estoy sembrando semillas. Veo a las personas como parte de mi película, se que yo las puse aquí y que son mías y que tienen una enseñanza poderosa y muy valiosa para mí. Tengo la certeza de que cada pensamiento, acción y palabra son semillas que en pequeño estoy poniendo en mi vida, que lo que tengo en este momento fue sembrado por mi y solo yo soy responsable de ello, esta consciencia es transformadora porque siento ahora todo el poder de elegir qué sembrar en mi vida, en mi matrimonio, en mi maternidad y en mis negocios. Busco hablar con la verdad y con amabilidad, unir a las personas con mis palabras, escuchar con plena atención, cuidar con amor a quienes necesitan de mis cuidados y ser accesible para quienes necesitan ser escuchados, valorar el trabajo de quienes forman parte de mi equipo, sabiendo que esta es la única manera de ser escuchada, cuidada, de que me hablen con la verdad y de que valoren mi trabajo. Descubrí que solo yo soy responsable de lo que tengo en mi vida y esto es liberador, sé que entonces yo puedo sembrar lo que yo elija desde la conciencia buscando siempre hacerlo con sabiduría. Nadie ajeno a mi es responsable de mi vida y de lo que tengo en ella. Cuando me acerqué conocer el sistema DCI, me encontraba en un momento de mi vida de mucha frustración, mi humor había cambiado y durante todo el día peleaba con mis propios pensamientos que solo eran negativos, de crítica y de querer controlarlo todo, culpaba a los demás por no tener tiempo de hacer mis cosas, de mi cansancio y de mi estado de ánimo, tenía problemas en mi matrimonio que jamás había tenido, vivía el día a día en automático, sin disfrutar mi vida y a mi hija como yo quería hacerlo. Había una persona viviendo con nosotros, en mi casa, a esta persona comencé a culparla de mi mal humor, de mi poca eficiencia en mis deberes, de no tener tiempo, de mi poca privacidad, de los problemas con mi esposo y con mis papás, era muy desgastante mi día a día y lo hacía pesado para mi familia también. Aplique el sistema de las semillas, hice los 4 pasos y mi forma de ver a esta persona cambió radicalmente, la vi como una enorme oportunidad para mi crecimiento y el de mi hija, como una pieza muy valiosa en nuestra familia y como un campo fértil para mis semillas, a los pocos días esta persona volvió a su casa, felíz y tranquila. Yo me regocijé de los cuidados y seguridad que tuve hacia ella como una oportunidad de sembrar y de los frutos que trajeron. En resumen los beneficios concretos que distingo son: Consciencia, Plenitud y Sabiduría Definitivamente alentaría a todas las personas a utilizar el método DCI para encontrar esta paz, una metodología clara, certera, amorosa y con mucha sabiduría en ella. A probar esta forma de ver la vida, porque además de ser muy clara, resulta transformadora la liberación que te brinda. ¡El alcance de esto no tiene límite, desde tu sitio puedes trascender y generar una inercia hermosa!
es_MXSpanish